Blog

Que caro

foto llums nadal bcn gianluca battista

¿No te has enterado? El pasado 28 de noviembre fue #blackfriday. El #blackfriday tiene sus orígenes en EEUU, y se celebra justo después del  Thanksgiving day o Día de Acción de Gracias. Con las fiestas navideñas a tocar, siendo fin de mes, habiendo cobrado, y teniendo tiempo libre, se genera un caldo de cultivo fantástico para incentivar el consumo desenfrenado. La guinda del pastel la ponen los descuentos. En la jornada del #blackfriday se ofrecen rebajas pre-Navideñas, así, ¿quién se podría resistir?

Pero si te cogió la lluvia o ese viernes volvías a casa destrozado de la semana entera, como para pegarte una maratón de compras, no te preocupes, el lunes 1 de diciembre era #cybermonday. El mundo de las compras online celebraba el día de los gastos de envío gratuitos. ¿Qué más se puede pedir? Consumir desde tu sofá y más barato, es una gran noticia.

Pero si aún te quedaba aliento, querido comprador, el 4 de diciembre desde las 20:00h  de la noche hasta las tantas de la madrugada se celebró la “The Shopping Night Barcelona” en el Paseo de Gracia y calles cercanas.

A ver, siendo sinceras, a mi ir a comprar a Loewe, o a Tous de día me va fatal, así que agradezco este tipo de iniciativas que me permiten gastarme el sueldo después de cenar.

Teniendo en cuenta el número de iniciativas para consumir a cascoporro y barato, no me sorprende que el comentario estrella acerca del trabajo de diseñadores, artesanos y productores locales a pequeña escala sea: ¡que bonito pero qué caro!

Vaya, pues dejadme que os lo cuente. En n’klôwô no podemos participar de tan alegres rebajas por varias razones. Para empezar, trabajamos con precios justos, así que los márgenes están ajustados de tal manera que ni nuestros trabajadores cobren de menos, ni nuestros clientes paguen de más. Cuando alguien te ofrece un descuento del 70% pregúntate cuál es el precio real de ese producto. Quién lo ha confeccionado, en qué condiciones, cuál debe ser su sueldo y sobre todo: cuánto gana el intermediario. ¿Comprar barato a costa de quién?

Y para terminar defendemos un consumo responsable, no compulsivo. ¿Necesitas realmente aquello que vas a comprar? ¿Cuánto tiempo lo vas a usar? ¿Es de calidad? ¿Durable? ¿Puede ser arreglado o reutilizado si se rompe? ¿Lo abandonarás en un altillo después de 4 días? ¿Comprar a costa de qué?

Cada día somos más los que nos negamos a consumir a costa de tener esclavos en países empobrecidos, y que luchamos por defender sueldos mínimos dignos, sí también en nuestro país, y cada vez somos más los que nos negamos a consumir a costa de destrozar nuestro planeta y llenarlo de montañas de basura. ¡Consumir rápido y barato es caro de narices!

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet